Highland Valley Copper

La operación Highland Valley Copper es una operación de cobre y molibdeno ubicada en la zona central sur de Columbia Británica.

Acerca de Highland Valley Copper

La operación Highland Valley Copper (HVC) está ubicada a aproximadamente 17 kilómetros al oeste de Logan Lake y alrededor de 50 kilómetros al suroeste de Kamloops en Columbia Británica. Teck posee una participación del 100% en HVC.

HVC produce concentrados de cobre y molibdeno a través de molienda y flotación autógenas y semiautógenas. Una vez procesados, los concentrados de metal se exportan al extranjero, donde la mayoría se vende a través de contratos de venta a largo plazo a fundiciones.

Se prevé que la producción de cobre en 2022 se sitúe entre 127.000 y 133.000 toneladas, con una distribución relativamente uniforme a lo largo del año. Se prevé que la producción de cobre entre 2023 y 2025 sea de entre 130.000 y 160.000 toneladas anuales.

Resultados operativos de Highland Valley Copper

($ en millones)

2021 2020

2019

Ingresos

$1.440 $993

$1.005

Utilidades (pérdidas) brutas

$721 $331

$196

Utilidades brutas, antes de depreciación y amortización1

$883 $476

$395

Producción (miles de toneladas)

131 119

121

Ventas (miles de toneladas)

124 119

124

Notes:
1 Esta es una medida financiera que no corresponde a las GAAP. Para más información, véase la sección "Utilización de medidas financieras no conformes con los PCGA" de la Discusión y Análisis de la Gerencia.

Nuestras Historias

Comunidad

Como parte de nuestro proceso permanente de planificación para el cierre en cada una de nuestras minas, desarrollamos un plan de uso final de la tierra (End Land Use Plan, ELUP) a fin de determinar los objetivos para recuperación después de que concluya la extracción. En nuestra operación Highland Valley Copper (HVC) en Columbia Británica, el ELUP anterior fue desarrollado casi 20 años atrás y requirió importantes actualizaciones. Puesto que HVC se encuentra dentro del territorio tradicional de la Primera Nación Nlaka’pamux, era esencial que este nuevo plan de uso de la tierra reflejara las prioridades de las comunidades Nlaka’pamux.